Categorias

Social


TV CONSTELLATION RUGBY
Noticias
Partido de Veteranos en Navia
Rugby veteranos
04.01.2016
Hoy en Navía hacía un día de cine y el guión prometía grandes emociones: partido de veteranos de los Asturias Old Barbarians, con la producción de Las Ardillas de Navía y chuletón y cerveza que auguraban un buen desenlace o por lo menos un suculento tercer tiempo.
No es país para viejos
 
El equipo naviego se vio reforzado para esta ocasión con algunos de los veteranos del Oviedo. Debe ser por eso que perdimos. Porque cuando Vela impartía las instrucciones en el vestuario mientras nos cambiábamos todos juntos y desgranaba con minuciosidad las jugadas que debíamos desarrollar en el campo minutos más tarde, nuestros muchachos que al final jugaron con el equipo contrario ya conocían todas nuestras enrevesadas tácticas y las desbarataron una por una. Si no, de qué. Con la cantidad de rugby que atesoramos. Aunque también pudo ser que alguno no escuchó al entrenador con la atención que debía. O que una cosa es predicar y otra dar pan.
 
Fue un partido de poder a poder. De hecho a muchos nos hubiera encantado haber podido parar a Arturo Méndez cuando cargaba contra nosotros pelota en ristre. Cuando uno le ve venir cargando de frente, uno se siente como el dependiente del “drugstore”  en la película de Javier Bardem, tratando de salir airoso frente al psicópata Anton Chigurh: que da igual lo que digas o hagas, la moneda va a caer siempre en contra tuya: te va a pasar por encima. He conocido paredes más blandas.
 
Hubo algún tirón, algún gemelo subido, algún pisotón, pero por lo demás todos los contendientes volvimos a casa sobre nuestras propias zancas. En parte gracias a la labor del árbitro que no permitió que nos enceláramos en la abiertas. Y eso que en un partido de veteranos, lo mínimo que se le debe pedir a un árbitro es darnos a los dos equipos la oportunidad de despotricar contra él durante todo el tercer tiempo: que si no pitó este o ese aván, que si era golpe descarado, que si influyó en el resultado.  En ese sentido Belar estuvo esta vez francamente mal.  Como suelen decir los cronistas deportivos: el árbitro pasó inadvertido. ¡Qué vergüenza!, ¡ Se están cargando el rugby de veteranos! ¡ Un aliciente menos!
 
El tercer tiempo contó con el beneplácito de Ramón de Campoamor, que observó atónito como íbamos llegando los comensales. Debía pensar que tanto pincel, daba para un buen folletín. Aseguran quienes nos vieron desfilar entrando en el restaurante, disimulando nuestras múltiples magulladuras, que jamás se vio en Navia tal concentración de chuletones por metro cuadrado. 
 
Una vez más agradecer a Juan José y a la gente del Navia Rugby Club su iniciativa, su organización y sus desvelos por la promoción de nuestro deporte. Y un palo muy grande para los órganos federativos o a quien competa, pero no puede ser que cada vez que queramos practicar nuestro deporte, debemos desembolsar dinero para tener cobertura sanitaria.
 
Joaquín Moro
 




» Volver
10374429-922653491147108-5316480514709780064-n.jpg
           
Constellation Rugby

Direccion de Constellation Rugby
Email: info@constellationrugby.com

Aviso legal
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra politica de cookies, aqui
Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +